¿No te enamores de un poeta? ¿No te enamores de un escritor?
Joder, sí, enamórate de ellos, al menos una vez en la vida.
Deja que te hagan sentir que tu voz es un canto
y que tus manos son paraíso.
Deja que te besen sin tacto.

Enamórate de un poeta, de un escritor, de ambos.
De su imaginación y de sus pies que flotan a centímetros del suelo.
Pero también enamórate de su forma real,
de su oscuridad y sus miradas auténticas.
Deja que te miren como si fueras arte,
que te detrocen con poesía

Deja que te llenen de lo intangible,
de lo imposible,
de lo absurdo

Deja que te enamoren con palabras y formas,
con sueños inacabados e ilusiones del tamaño del universo.
Deja que te hagan olvidar la palabra ‘imposible’

Enamórate de ellos
y cree por un rato
que tú inspiraste esos versos,
esas historias,
y ese arte.

Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)